Un grupo de asteroides y cometas atrapados en la sombra de Júpiter han mostrado cambios lo suficientemente marcados en sus órbitas y podrían representar una amenaza oculta para la Tierra, advierten un investigador del Observatorio Astronómico Nacional de Japón.

 

Como planeta más grande del Sistema Solar, Júpiter esconde muchos asteroides y cometas en su sombra. Algunos de estos, como sus lunas, están gravitacionalmente unidos al planeta, pero otros siguen una órbita similar a la de Júpiter, rodeando el sol y se ha identificado al menos uno que podría cambiar su órbita de forma radical.

 

En un artículo publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, se examina lo que podría suceder si los objetos estables que orbitan cerca de Júpiter cambian su baja inclinación por una alta excentricidad, creando una órbita más ovalada. Según el autor, Kenta Oshima, del Observatorio Astronómico Nacional de Japón, tal cambio podría ser una mala noticia para la Tierra.

 

Escondidos a la sombra de Júpiter, muchos de estos objetos son difíciles de ver desde la Tierra. En este momento, mientras sus órbitas son estables, eso no es un problema. Sin embargo, si sus órbitas cambian, podrían pasar de la seguridad de Júpiter a un camino de colisión con la Tierra u otros planetas interiores, informa Space.com.

 

Oshima ya ha identificado a un miembro potencial de esta armada oculta, el AE9 2004. El objeto orbita alrededor de 1.5 unidades astronómicas (cada unidad es la distancia entre la Tierra y el Sol) dentro del camino de Júpiter.

 

Ocasionalmente, el asteroide pasa por encima de Marte en sus órbitas, acercándose a 0.1 UA. Estos sobrevuelos han cambiado la órbita del asteroide con el tiempo. La órbita no solo se ha acercado al plano del sistema solar, sino que también se ha vuelto más excéntrica.

 

Si bien no hay peligro de que impacte a la Tierra en el futuro cercano, el AE9 2004 algún día puede cambiar su órbita lo suficiente como para abandonar Júpiter y chocar con un planeta rocoso.