Un modelo que en otros países es conocido como “Parques Naturales Regionales”.

 

 

 

 

Desde hace décadas los paradigmas en torno a la conservación ambiental ya no toman solo en cuenta el patrimonio biológico, también el cultural y la interacción entre ambos.

 

La restauración y conservación de los ecosistemas junto al desarrollo de una economía regional, el ordenamiento del territorio y el fortalecimiento de la identidad cultural, suelen ser, a grandes rasgos, los objetivos de estos modelos bioculturales.

 

Un verdadero proyecto de desarrollo sostenible requiere escuchar, opinar y construir ideas junto a la población que habita en ellos. Un “paisaje biocultural” se caracteriza por mantener un dialogo constante en espacios creados para este fin y en aquellos donde naturalmente se da la participación ciudadana.

 

En el caso de México, país que destaca por su desbordante riqueza tanto biológica como cultural, resulta esencial implementar políticas orientadas a proteger y aprovechar de forma integral este patrimonio.

 

Y es aquí donde nos encontramos con los “Paisajes bioculturales”. Esta herramienta de gestión y conservación está inspirada en un modelo que se aplica en Francia desde hace más de medio siglo, y que se conoce como “Parques naturales regionales”.

 

En 2011 el gobierno francés invitó a funcionarios de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales a visitar y conocer los parques naturales regionales de Francia y definir si la adopción de este esquema podría apoyar los esfuerzos de México para conservar su extraordinaria diversidad biológica y cultural.

 

Los estudios y deliberaciones subsecuentes concluyeron en que el uso de un nuevo instrumento de gestión del territorio, similar al utilizado en Europa para lograr la conservación integral del patrimonio natural y cultural del país, no solo era factible sino deseable para México.

 

Actualmente, las áreas naturales protegidas de México en sus diversas modalidades abarcan más de 30.7 millones de hectáreas, lo que representa aproximadamente 13% de su superficie terrestre y 1.6% de sus áreas marinas.